Trabajar en un espacio coworking es una oportunidad para crecer como persona y
como profesional, fruto de la interacción y la cercanía con otras personas. De la
convivencia contínua se gana un sentimiento de comunidad, además es un espacio donde
el trabajo en equipo se vuelve esencial para poder desarrollarse.


El coworking ayuda a desarrollar el trabajo en equipo gracias a que permite la
interacción con muchos tipos de personalidades y estilos de dirección. Es un espacio que
permite: interactuar con personas de otras culturas, de otros tipos de intereses, con
diferentes destrezas y esto favorece enormemente que cada miembro amplíe su visión,
creatividad e innovación.


Muy en la misma línea, los espacios abiertos promueven la comunicación continua,
ya que al compartir el mismo espacio de trabajo ayuda a que la comunicación sea lineal y
las barreras de comunicación se reduzcan significativamente.


Dentro de los valores que promueven los espacios de coworking se pueden
mencionar el valor de la colaboración y el respeto. Las personas reconocen este sistema
como un sistema abierto de mutua interacción y el colaborar, respetando las diferencias y
puntos de vista, escuchando y aprendiendo de los demás, trae muchísimos beneficios
tanto a nivel profesional como para el equipo.


Como psicólogo organizacional, noto clarísimanente cómo los espacios de
coworking promueven las más altas competencias de trabajo en equipo y colaboración.
De mi parte, los recomiendo a todos y todas las emprendedoras, freelancers y empresas
que busquen espacios que estimulen el trabajo el equipo y la colaboración.

Autor: Dr. Orlando Paguaga

consultorescepco@gmail.com